dimecres, 22 de juliol de 2009

Continuen manant los bancs

El presidente Barack Obama, en una entrevista emitida por la cadena pública PBS, lamentó que a estas alturas los bancos -que recibieron masivas inyecciones de dinero público- no hayan mostrado "remordimiento" alguno por los "riesgos excesivos" que adoptaron, y que están en el origen de la crisis actual, de la que considera que ya ha pasado lo peor (Sr periodista, les causes de la crisi i l'evolució prevista que vostè posa en boca del presi dels EEUU, crec que aquí no venen a compte... deixi en pau les ments de les persones! Això sembla un rentat de cervell i no tenen cap argument per sustentar-ho!). "Wall Street actuó de una manera irresponsable y estuvo a punto de arrastrar a la toda la economía a una depresión", indicó, mientras explicó que el Gobierno no tuvo otra salida que intervenir para estabilizar el sistema (SI, cabassades de diners dels i les contribuents para les mepreses financeres, unes de les més poderosos de l'univers conegut). Y para evitar que una situación similar se repita, propuso en junio una reforma del marco regulador (però encara no han fet resen este sentit, tot fer plans com s'explica a continuació).

En esta nueva estructura, la Reserva Federal tendría nuevos poderes para supervisar a las grandes firmas financieras. Pero el problema para Obama es que, después de todo lo sucedido, aún no tiene "la sensación de que haya habido un cambio de cultura o de comportamiento" en el mundo de las finanzas. (Sr presi dels EEUU, comparteixo esta sensació, però jo m'espero assentat)

Por eso, los cambios que propone "son tan importantes" (UUUUUUU ara si que va de debò!). Y en este sentido espera conseguir que los accionistas tengan capacidad de hacer escuchar su voz antes de que los bancos concedan premios multimillonarios a sus ejecutivos (ah! esperem que los accionistes vulguen quedar-se més part dels beneficis i donar-ne menos als directius.. .)

Obama admitió que en este momento tiene menos poder de influencia sobre los bancos que, como Goldman Sachs y JP Morgan Chase, devolvieron los fondos públicos movilizados en otoño. (però no ha comentat lo poder d'influència dels bancs sobre ell...)