dilluns, 21 de març de 2011

Guerra

Reprodueixo un article sobre la guerra a Libia, el més interesasant que he trobat a la xarxa:

Guerra Eterna
Oriente Medio, EEUU, el universo y todo lo demás. Por Iñigo Sáenz de Ugarte

Marzo 20, 2011
Guerra en Libia: ficción y realidad



--No hay guerra sin Tomahawks en su capítulo inicial. Unos 110 misiles de crucero han partido desde buques de guerra norteamericanos y británicos para terminar con los primeros objetivos elegidos, fundamentalmente defensas antiaéreas y estaciones de radar. Es el arranque obligado de una zona de exclusión aérea. Perdón por ser repetitivo pero no es una simple prohibición de realizar vuelos sobre un territorio determinado. Exige eliminar cualquier amenaza potencial a los aviones que vigilarán el espacio aéreo. Es el comienzo de una guerra, no una crisis ni un operativo militar ni un conflicto. Y como todas las guerras, tiene un comienzo definido y un final que nadie puede precisar honestamente.

--Odyssey Dawn es el nombre de la ofensiva contra Gadafi. No exactamente. De la parte norteamericana de la guerra. El Pentágono no va a ninguna parte sin elegir antes un nombre adecuado. A veces, parece sacado de una película de las que van directamente al DVD (Escudo del Desierto). En otras ocasiones, es propaganda en estado puro (Libertad Duradera). ¿El amanecer de la odisea? ¿De la Odisea de Ulises? Espero que no sea lo segundo, porque supondría que la vuelta a casa tardará mucho tiempo.

Alguien me ha recordado que el nombre no es nuevo. Lo utilizaron en el dispositivo montado hace dos semanas para entregar ayuda humanitaria a los libios que huían del país. No es extraño. Al igual que en anteriores guerras, nos intentarán convencer de que el uso de esas formidables máquinas militares diseñadas y fabricadas para matar tiene una intención inequívocamente humanitaria.

--Ha habido una breve (tres minutos) intervención telefónica de Gadafi con la televisión libia. Tenía que regresar rápidamente al refugio. Se ha referido a la "cruzada" y ha advertido que el pueblo va a ser armado para responder a esta agresión extranjera. Es curioso cómo los dictadores siguen al pie de la letra el manual empleado anteriormente, en general con no mucho éxito, por otros autócratas rodeados. El único problema viene cuando la realidad confirma una parte de sus amenazas mucho tiempo después de que ellos ya sean historia. Sadam Hussein vivió durante meses escondido en un agujero y luego fue ejecutado. No importó lo más mínimo. Irak inició una etapa de sangre en la que la suerte del dictador o su recuerdo eran ya irrelevantes. A veces, matar al origen de los problemas no es la solución definitiva.

--Al Jazeera ofreció de forma cruda y descarnada los daños sufridos por los civiles en la invasión de Irak. Pero ahora la cadena de Qatar es enemiga de Gadafi, o al menos así la define el régimen libio. Cuatro de sus periodistas ya han sido detenidos. Qatar forma parte de la ofensiva internacional. ¿Quién mostrará la realidad de los bombardeos sobre Tripoli? La televisión gubernamental libia no tiene credibilidad (ya ha denunciado la muerte de 48 civiles en los ataques). Los periodistas extranjeros que quedan en la capital están rigurosamente vigilados por el Gobierno.

--Sólo por si es necesario recordarlo. En Pakistán, no hay ninguna zona de exclusión aérea: US drone strike 'kills 40' in Pakistani tribal.

--EEUU necesitaba el apoyo árabe para esta declaración de guerra. Contaba con la ventaja de que muy pocos dirigentes de Oriente Medio sienten un aprecio especial por Gadafi. El líder libio les ha dejado en ridículo muchas veces. Pero de momento pocos se han comprometido a tener un papel activo. Jordania, Qatar y los Emiratos no forman un grupo muy numeroso.

--Como decía antes, Sarkozy lo ha montado todo para erigirse en el caudillo de la guerra justa. Se ha adelantado a Cameron en un momento en que a Washington no le interesaba especialmente aparecer en primera línea. Eso no quita para que Cameron acumule ganancias en su mercado interior. El titular de The Times del sábado lo dice todo: "Cameron's finest hour as US praises British leadership over crisis". el único inconveniente para el líder tory es que el titular aparece en la página 8, un poco alejado de la portada.

El texto no es exactamente un panegírico como indica el titular. Describe los problemas que ha tenido el primer ministro británico en esta crisis, desde que agitó la bandera de la guerra hasta que tuvo que plegarla momentáneamente porque Obama no le hacía caso. Ocho días estuvo Cameron sin poder hablar por teléfono con Obama, un dato que la prensa no ha dejado de resaltar. Sólo tenía que recordar esos años en que Bush y Blair mantenían largas conversaciones telefónicas cuando no estaban juntos.

En favor de Cameron, hay que decir que no se hundió en la desesperación. Habló con el rey saudí, el príncipe heredero de Abu Dhabi y el primer ministro de Qatar. La clave era arrancar el apoyo árabe sin el cual Obama no se mostraba muy entusiasmado. Cameron también habló con los presidentes de Nigeria y Suráfrica, porque el apoyo africano también resultaba básico en el Consejo de Seguridad de la ONU. Cameron sudó el traje y ahora recogerá los réditos.

"Finest hour". Algunos lo habrán pillado. Es lo que tiene la política británica. Por decirlo en términos crudos, los primeros ministros sólo alcanzan una posición especial cuando han pasado por una guerra. Garantiza pasar de una nota a pie de página a un capítulo entero. En este artículo de The Economist, comentan algunos elementos reveladores. Está lo de la Segunda Guerra Mundial, desde luego. Sólo falta la referencia a Churchill. Por muy vieja que sea la democracia británica, parecería que Churchill es su padre fundador, especialmente entre los conservadores.

--La prensa tabloide será su gran aliado. Eso es algo que no sorprenderá a nadie. Pero dejará a muchos perplejos en España saber que la BBC, paradigma clásico de la calidad e independencia de una televisión pública, también estará ahí al lado del Gobierno. Hoy ha dedicado todo el día a Libia en su canal de noticias, BBC News, una hora tras otra, a pesar de que es normal que el primer día de guerra tenga poca información concreta sobre el inicio de las operaciones. El resto del mundo ha desaparecido, y con él, excepto algunas breves referencias, Bahrein y Yemen.

El día antes, un periodista de la BBC preguntó directamente a Cameron por la represión en Bahrein. "El rey ha iniciado un camino de reformas", respondió tajante el primer ministro sin dar la más mínima concesión a la realidad. Es un hilo del que la BBC no ha creído oportuno tirar.

Algunos presentadores no han dudado en ponerse el uniforme. Julian Glover decía en su Twitter: #BBC World presenter keeps talking about giving Gaddafi "a good kicking". What is going on?

¿Qué ocurre? "Inglaterra espera que cada hombre cumpla con su deber". La BBC no olvida fácilmente la frase de Nelson. Claro que, como recuerda el artículo de The Economist, todo eso puede cambiar muy rápido si la guerra no transcurre como todos esperan. Pero eso es otra historia.
----

La viñeta es de The Times. "No te preocupes. No va por nosotros", dice uno de los jinetes.

Posted by Iñigo at Marzo 20, 2011 12:57 AM