dijous, 30 d’octubre de 2008

Al final resulta que ho saben prou bé des de fa temps però... mos ho amaguen per interesos???

La Base de datos de Referencias Energéticas (ECD por sus siglas en inglés) es un servicio dependiente de la Oficina de Información Científica y Técnica del Departamento de Energía de los EE.UU.

Entre los más de 2,3 millones de documentos que se pueden consultar online, desde 1948 hasta el presente, muchos de ellos desclasificados recientemente, encontramos un interesante documento que muestra hasta qué punto los organismos oficiales estadounidenses tenían conocimiento de asuntos como el pico del petróleo.

Un informe de 1976, titulado Economic and Environmental Implications of a U.S. Nuclear Moratorium, 1985-2010 (fichero PDF, 4,2MB) y desclasificado el 25 de octubre de 2006, decía lo siguiente:

La década 2000-2010 es el periodo de rápido despliegue de las nuevas tecnologías de suministro y/o de medidas estrictas de conservación. En este periodo, se espera que la producción mundial de petróleo llegue a su cenit y comience a declinar. Si el declive de la producción de petróleo y gas en los EE. UU., no genera la suficiente presión para empujar a los EE. UU. hacia la independencia energética en el periodo 1985-2000, seguramente la generará cuando la producción mundial de petróleo y gas llegue a su cenit y comience a declinar.

El informe trata otros temas como las emisiones de CO2 y su efecto en el cambio climático, hecho que nos recuerda que la humanidad lleva ya más de tres décadas conociendo el problema y haciendo bien poco:

El límite máximo a la quema de combustibles fósiles podría ser el impacto climático del aumento de concentración de CO2 en la atmosfera. Esto, por supuesto, es un problema global; lo que hagan los EE.UU. durante los próximos 30-50 años contribuirá probablemente muy poco a los niveles atmosfericos globales. No obstante, el incremento de la dependencia de los combustibles fósiles por parte de un consumidor tan grande como los Estados Unidos presenta una perspectiva de severos cambios climáticos que no pueden, en principio, ser desechados.

En cuanto a la viabilidad de la "opción nuclear", el informe identifica como su mayor preocupación las "consecuencias sociopolíticas", que además de otros problemas como el suministro de uranio para los reactores de ciclo abierto, deberían preocuparnos también hoy:

Implícito en la mayoría de análisis de políticas nucleares a largo plazo es la asunción de un largo periodo de paz social y estabilidad institucional; no se puede simplemente abandonar una central nuclear de la manera que se abandona una central de carbón. Pero esta proyección a largo plazo no puede estar basada en la experiencia histórica; pocas sociedades o instituciones, si es que hay alguna, han tenido continuidad sin episodios violentos a lo largo del periodo que se presume aquí. Serán necesarios cambios sociales cualitativos profundos si queremos mirar hacia adelante con confianza en la clase de estabilidad que permitirá la necesaria custodia de un sistema nuclear.
Font: http://www.crisisenergetica.org/article.php?story=20080312114043196

Opino que: ja fa temps que hi ha científics independents que ho deien a crits i se'ls silenciava o desprestigiava, los científics del sistema ho sabien també i callaven, a la gent encara no li ho diuen tot i que les proves son evidents: s'acaba lo petroli i l'única preparació és que los rics estan omplint lo rebost i provocant l amàxima dependència que poden al ciutadà corrent... on mos vole portar? Segurament cap a un règim de dictadura del "lliure" mercat i tothom a treure la llengua per una mica de menjar i energia.