dissabte, 8 de novembre de 2008

un lloc la mon

Un perro muerde a su dueño, i este lo mata. Cuando lo explica dice que el perro se volvió loco i tubo que sacrificar-lo porque era peligroso. el perro, en el cielo de los perros les cuenta a sus companyeros que se hartó de toda la vida con la soga al cuello i quiso buscar la libertad, pero se equivocó de forma. Pero hasta que no se suelta la soga no se puede hablar i apenas pensar...