dimarts, 6 de març de 2012

NUESTROS MUÑONES

El propósito es convertir en muñones nuestros derechos, para que no podamos caminar sobre ellos y arrastremos el cuerpo suplicando una pizca de pan o de techo.
La idea es desnucar nuestro futuro, apostar por un mundo donde largas filas de hombres y de mujeres vivan a la sombra, con la pobreza bien clavada en sus pechos.
El proyecto es este: apearnos de la vida, hacer de nosotros silenciosos portadores de injusticias, reventados huesos que mendigan, debilitadas manos esperando salarios que mes a mes humillan.
Y no podemos quedarnos quietos mientras nos arrodillan.
Otros, por mucho menos, apuestan todo o nada y salen a la calle para desatar la rabia.
Otros, por mucho menos, arriesgan, caen con sus gritos, http://www.blogger.com/img/blank.giflloran por el delito de vivir esta vida sin sentido, aúllan aferrados a su dignidad, casi sin aliento.
Y entonces, ¿nosotros?, que ya existimos con el corazón reclinado, que no nos creen capaces de desafiar el orden, las leyes, al amo, que malmorimos cada día escuchando la amarga letanía de quien se cree invencible, ¿qué haremos?
¿Qué haremos con nuestros pueblos si no matamos el miedo?
¿Cómo construiremos un mañana si hoy temblamos, agachamos la cabeza y miramos pa otro lado?
¿Cómo se escribirá la historia si el desafío es ahora y no aceptamos el reto, si dejamos pasar la furia sin orear antes las heridas, si permitimos que se pudra la protesta como se pudrieron miles de cadáveres en las cunetas?
¿Cómo aguantarán nuestras conciencias si callamos el dolor de esta realidad violenta?

Silvia Delgado Fuentes