diumenge, 26 de febrer de 2012

es llegeix i es comenta...

La crisis nos ha llevado a tal estado de alienamiento que, sin darnos cuenta, nos empuja hacia una fantasía existencial permanente. Unos se aferran a la droga, otros a la religión, casi todos al sexo, y los más ingenuos a las mentiras del PP. La cuestión es tener algo para ocultar nuestros miedos. Y es que esta crisis está arruinando no solo nuestra economía, sino también y muy especialmente nuestra propia personalidad. El papanatismo de los ciudadanos ha llegado a tal extremo, que muchos aplauden y justifican el desmantelamiento de nuestro estado de bienestar como algo necesario e inevitable para salir de la crisis. Mientras tanto, los que provocaron esa crisis son los que están gobernando en Europa y son los que están ganando más dinero de lo que nunca ganaron. No deja de ser una paradoja, una macabra paradoja, que sea Luís de Guindo, un personaje que conoce a fondo el "altruísmo" de los bancos, el que nos quiera vender esas milonga del "código ético" de los bancos. Si nunca tuvieron ética, ¿cómo se puede esperar que ajusten sus acciones a un código de buenas prácticas?.

http://eskup.elpais.com/1330293576-d73644956c7e4a68852f590adc4f0944